La importancia de dar tiempo de calidad a nuestros hijos

Interés General | No debemos verlo como una obligación, sino como un gesto de amor hacia ellos; como una oportunidad para tener una conexión beneficiosa, en los aspectos físico, intelectual, afectivo y emocional. Esto nos permite estrechar las relaciones familiares y establecer fuertes vínculos de amor y confianza dentro del grupo familiar. |  Eme

Amigo

Sin embargo, obligaciones, deberes y compromisos que adquirimos a veces nos imponen horarios que colman nuestra jornada diaria. Pero no podemos permitir que ni el trabajo ni otros compromisos sean más importantes que la relación con nuestros hijos.

Este es el mejor momento para revisar qué queremos cambiar o lograr. Una meta es proponernos ser cada vez mejores padres y fortalecer los lazos que nos unen con nuestros hijos.

Disfrutar de tiempo de calidad aporta beneficios en todas las áreas de la vida de cada uno de los miembros de la familia.

El tiempo que no se pasa con  los hijos no se recupera y cuando crecen, sin darnos cuenta, lo lamentamos.

Los hijos demandan más atención de lo que se cree:

El tiempo que se les dedica en el hogar es determinante para su desarrollo como personas emocionalmente sanas.

Dedicar tiempo de calidad a los hijos no sólo es bueno para ellos, sino también para los padres.

Las situaciones que se generan perfeccionan la comunicación de la familia y fortalecen los vínculos afectivos y relaciones del hogar.

Los padres son los mejores modelos para sus hijos, pero los modelos sólo ejercen influencia cuando están cerca.

Organizarnos es fundamental para obtener los mejores resultados. Decidirnos a que diariamente dispongamos de tiempo para disfrutar con ellos, aunque no sean grandes cantidades, es un gran paso.

Compartir con nuestros hijos y que ellos estén conscientes de que ocupan un lugar importante en nuestra vida es esencial.

Pasar tiempo de calidad en familia genera grandes beneficios

Lo que realmente cuenta para nuestros hijos es la calidad y no la cantidad de tiempo que pasamos con ellos. Momentos en los que disfruten de nuestra compañía, cariño, aprendizaje y desarrollo.

Es importante saber que el hecho de estar con nuestros hijos no hace de ese tiempo compartido tiempo de calidad. La calidad reside en nuestra actitud hacia ellos.

Podemos incluirlos en nuestras actividades cotidianas, ya que el hacerlos participar en nuestras labores diarias favorece su aprendizaje.

Como padres debemos conectarnos con nuestros hijos para que se sientan valorados y seguros de sí mismos. Ser padres es un reto permanente.

Cómo lograr hacer realidad ese tiempo de calidad cada día

Existen diferentes maneras para que podamos hacer realidad ese deseo de proporcionar a nuestros hijos tiempo de calidad.

Podemos compartir su hobbies, acompañarlos a sus lugares favoritos, escuchar sus proyectos y sueños o simplemente quedarnos en casa con ellos.

0
0
0
s2sdefault