Este es el secreto de las parejas más felices a la hora de discutir

Arte y Cultura | Las discusiones de pareja son algo tan normal como inevitable. Pero un equipo de investigadores de la Universidad de Tennessee, en Estados Unidos, se propuso averiguar por qué algunas parecen llevarlo mucho mejor que otras, descubriendo que aquellas que son más felices suelen discutir por temas que son más fáciles de resolver.| Eme

Para alcanzar esta conclusión, publicada en la revista ‘Family Process’, los expertos analizaron a 57 parejas de unos 30 años de edad que llevaban casados unos 9 años; y 64 que tenían más de 70 años y llevaban juntos más de 40. Todas las parejas eran heterosexuales, con un nivel educativo óptimo y todas aseguraron que eran felices.

Los problemas relacionados con la intimidad, el ocio, las tareas del hogar, la comunicación, los hijos o el dinero fueron los que consideraron como los más serios; mientras que los asociados a los celos, la religión o la familia, como los conflictos más banales.

Cuando los expertos observaron cómo discutían estas parejas sobre sus problemas matrimoniales, se dieron cuenta de que la mayoría de ellos se enfocaron en aquellos que tenían soluciones más fáciles como, por ejemplo, la distribución de las tareas domésticas o la forma de disfrutar del tiempo libre, y así lograban cerrar más fácilmente la discusión.

Enfoque constructivo
“Las parejas felices tienden a adoptar un enfoque orientado a la solución de conflictos, y esto es claro incluso cuando se ponen a discutir”, escribe Amy Rauer, directora del Laboratorio de Relaciones y Desarrollo de la citada Universidad en el estudio publicado en la revista ‘Family Process’. Y Rauer sugiere que esta decisión estratégica puede ser una de las claves de su éxito matrimonial.

En este sentido, los expertos asumen que una de las claves del éxito matrimonial podría estar en evitar discutir sobre temas que son difíciles de resolver de entrada. “En la medida de lo posible, hay que centrarse primero en problemas más fáciles de solucionar, porque será una forma efectiva de desarrollar el sentido de seguridad de ambas personas en la relación. Y si las parejas sienten que pueden trabajar juntas para resolver sus problemas, eso puede darles la confianza para abordar luego los temas más difíciles”, señala la investigación.

Por el contrario, “centrarse en los problemas duros, los más difíciles de resolver, puede socavar la confianza de los socios en la relación” y “es más probable que conduzcan a una menor felicidad conyugal o, incluso, a la disolución de la relación, especialmente si las parejas no han acumulado éxitos anteriores para resolver otros problemas matrimoniales”, dijo Rauer.

En la medida de lo posible, hay que centrarse primero en problemas más fáciles de solucionar, porque será una forma efectiva de desarrollar el sentido de seguridad de ambas personas en la relación

¿Y cuáles son esos temas? Depende de cada pareja, pero a modo de ejemplo, los problemas relacionados con la intimidad pueden ser más difíciles de abordar, pues en ese trámite es fácil que una de las dos personas se sienta avergonzada o incluso agredida.

Al mismo tiempo, los expertos han comprobado que cuantos más años llevaban casadas las parejas, menos problemas serios y menos discusiones tenían.

Concluyendo, el estudio subraya que “ser capaz de diferenciar con éxito entre los problemas que deben resolverse frente a los que pueden dejarse de lado puede ser una de las claves para una relación feliz y duradera”. En otras palabras, al parecer las parejas más felices saben elegir, librar y cerrar más sabiamente sus ‘batallas’.

0
0
0
s2sdefault