Luciano Benavides: “Ganar el Dakar es el sueño de toda una vida y si lo logro habrá una dedicatoria muy especial”

El salteño, piloto del equipo KTM, habló con Toda Pasión sobre la competencia que se llevará a cabo del 5 al 17 de enero en el desierto de Arabia Saudita, el más extenso de Medio Oriente y el primero fuera de Sudamérica tras 11 años.

Solidarios

Allí competirá con Kevin, su hermano, candidato en el  equipo Honda.Arabia Saudita será la sede del Rally Dakar 2020 que se correrá desde el 5 de enero con la ciudad de Yeda como punto de partida y hasta el 17 de ese mes, cuando la etapa Harad-Quiddiya marcará el final y al consagración en cada una de las cinco categorías: motos, cuatriciclos, coches, SSV y camiones.

Habrá en Medio Oriente un gran número de pilotos a seguir, entre ellos, Luciano y Kevin Benavides, los pilotos argentinos que son hermanos y competirán mano a mano por el título como representantes de los equipos más importantes en su categoría: KTM y Honda, respectivamente.

Luciano, de 24 años, disputará su tercer Rally Dakar. En 2018 sufrió un grave accidente en la Etapa 10 por el que sufrió la fractura de tres vértebras, lesión que lo tuvo fuera de competencia durante siete meses. En 2019, en tanto, sorprendió al finalizar en el Top 10 con su 9° puesto, y ese año fue de gran crecimiento con la obtención del título de campeón Junior del Mundial de Cross Country de la FIM como corolario de un palmarés que en Arabia Saudita buscará ampliar con la corona más importante del mundo para un piloto de motos off-road.

A días de comenzar la competencia el argentino, elegido en su Salta natal como el mejor deportista del año 2019, contó sus sensaciones y anticipó que si su sueño de campeón se hace realidad, habrá una dedicatoria más que especial.

¿En qué momento de tu carrera como piloto te encontrará el Rally Dakar 2020?

Estoy en un momento muy bueno de mi carrera deportiva, el mejor hasta ahora aunque sé que vendrán aún mejores porque no me siento en mi cien por ciento como piloto. Sigo en etapa de crecimiento y de desarrollo en la disciplina del rally pero me encuentro en una instancia muy buena a nivel personal.

¿Cómo es el entrenamiento para esta edición particular, la primera fuera de Sudamérica tras 12 años?

La preparación para el Dakar no se diferencia mucho de las anteriores si bien este año va a ser distinta porque cambia el lugar y vamos a correr en otro desierto. El Dakar es por sí mismo muy duro y la exigencia será mayor porque las etapas van a ser muy largas y por eso trabajamos mucho la parte de la navegación, que va a ser muy complicada, y la parte de mantener la concentración por cuatro o cinco horas, que es el tiempo de cada etapa.

¿Cómo vivís, desde adentro, la competencia con uno de los candidatos, tu hermano Kevin, ppiloto del equipo Honda?

Estar ahí y competir en lo más alto con mi hermano es algo único. Kevin es uno de los favoritos pero competir contra él es muy duro. En el Dakar es muy difícil porque ahí no competimos ya entre nosotros, es más una preocupación que una competencia en carrera porque el Dakar es una carrera en la que vas exigido al cien por cien y con un nivel de riesgo que realmente es muy, muy alto, nos jugamos la vida en todo momento y lo único que querés cuando termina la etapa es saber que el otro llegó bien y no le pasó nada. En mi caso voy todo el tiempo pensando qué le pasará, qué hará acá, si pasó bien un peligro o lo que sea, entonces es difícil pero bueno, obviamente que con él siempre comparto mucho, es quien me abrió el camino para estar en el Dakar, el que me hace crecer día a día, competimos en todo, entrenando y en carrera, pero después de todo nos jodemos. Es una competencia muy linda.

Las cifras que se lamentan

Desde su primera edición en 1979 han muerto 25 participantes del Rally Dakar (entre pilotos y copilotos), mientras que ascienden a 31 los fallecidos no ligados a la competencia (espectadores, habitantes de ciudades, fotógrafos, etc), mientras que el francés Thierry Sabine, inventor y creador de la prueba, perdió la vida el 14 de enero de 1986 en Malí, al estrellarse el avión en el que viajaba cuando sobrevolaba la prueba de ese año.

¿Qué pasa por tu cabeza en los momentos en los que soñás con lograr tus objetivos?

Un momento del día en que piense en que logro lo que quiero como piloto es cuando termino de entrenar, cuando se pone el sol al atardecer, y lo que pasa en esos momentos es una sensación de satisfacción, de sentir que logré con lo que me propuse, que es ser el mejor del mundo. Lograr un objetivo tan grande, el sueño de toda una vida porque lo tengo desde chico, pero bueno… Obviamente que soñarlo es fácil, hay que visualizarlo mucho y ahí trabajar tres veces más para cumplirlo.

¿Quién es la primera persona en la que pensarías si llegaras a ganar el Rally Dakar?

Si imagino que gano el Dakar, que incluso en la mente es un momento único, no sabría qué decir ni qué hacer, pero seguro que a la primera persona a la que le agradecería es a mi hermano, luego a mi papá y a mi mamá, pero especialmente a mi hermano porque él también la viene peleando hace mucho y no se le da. Creo que también se lo merece y si yo algún día lo gano, la mitad del Dakar sería de él.

¿Dónde te va a encontrar el año nuevo?

Al 2020 lo voy a recibir en el avión. Realmente voy a estar viajando para Arabia por la noche así que bueno. En esta época nos estamos cuidando muchísimo para la carrera. Es raro pasar las fiestas lejos, sin nadie, pero es parte del sueño ese que tenemos por cumplir.

MB

0
0
0
s2sdefault