El Gobierno avanza con las negociaciones para cambiar el esquema de jubilaciones

Achatamiento de la pirámide, acuerdo con el cuerpo diplomático y las negociaciones con la Justicia; las tres claves de la discusión que se viene.

ATE

A medida que se acerca febrero el Gobierno empieza a dar señales de lo que aspira a realizar con el sistema jubilatorio; incluso ya logró sortear una de las dos negociaciones abiertas para las modificaciones de los regímenes especiales y de privilegio.

El presidente Alberto Fernández ya bajó la orden, según pudo reconstruir BigBang, de la nueva normativa de movilidad, o al menos hay un borrador avanzado de cara a la apertura de las sesiones ordinarias en el Congreso.

Tanto en la ANSES, cuyo titular es Alejandro Vanoli, como en diferentes dependencias del Ejecutivo, empiezan a pulir los detalles de uno de los proyectos que el Gobierno busca tratar sí o sí durante las sesiones extraordinarias: las jubilaciones de privilegio.

Con la ley de Emergencia Económica el Ejecutivo suspendió la movilidad que regía para el pago de jubilaciones debido a que se encontraba indexada a la economía. El propio Fernández manifestó que diferentes ocasiones que los aumentos eran impagables.

“La fórmula es impagable y el salario real de un jubilado cayó. Vamos a seguir aumentándoles con toda la generosidad que podamos. No voy a congelar las jubilaciones, pero pusieron una fórmula de imposible cumplimiento. Ahora uno tiene que ordenar el tema", manifestó el jefe de Estado a fin de año cuando se refirió al congelamiento de la movilidad.

Menos de un mes después, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, se refirió al aumento futuro y a la intención del Ejecutivo de “achatar” la pirámide. Es decir equiparar a lo que menos reciben con los que más. “El 80% de las jubilaciones son de menos de 19 mil pesos en la Argentina. Destacó que la idea es ir a un achatamiento de la pirámide previsional.

"Es un poco la idea que tenemos nosotros: achatar la pirámide, tratando de ir generando equidad y levantando la vara. Que la base sea la que tenga más aumento”, afirmó en declaraciones a El Destape Radio.

En total, hoy en día la ANSES presta beneficios para 25.535.226 de personas. De ese número hay 7.115.114 jubilados y pensionados, de esa cifra poco más del 50% cobran el haber mínimo. El impacto del aumento será diferente para cada escala. Por ejemplo, de confirmarse el 11,5% para quienes reciben la mínima el aumento será de $1.617,21.

Ese mismo monto se le daría a quienes perciban más de $19.000 actualmente, es decir que en marzo la suba representará un incremento del 8,5%. La lógica se repetiría con el resto de las escalas, tal cual adelantó en exclusiva BigBang a mediados de diciembre.

“Es una forma de ir hacia un sistema más igualitario”, sostienen en el Gobierno. No obstante, ellos saben que de mantenerse la idea de que el porcentaje de aumento sea sólo para la mínima, habrá una catarata de juicios al Estado por la falta de movilidad.

La intención del Gobierno es que el nuevo cálculo mantenga un componente de indexación (aumento igual al nivel de inflación) pero que sea menor que el que tenía la movilidad suspendida. Allí el 70% de la fórmula correspondía a la inflación registrada mientras que el 30% restante se vinculaba a los aumentos salariales. Ahora se avanzaría a un esquema de mayor equilibrio.

Negociaciones con los que más cobran

La negociación con el cuerpo de diplomáticos fue rápida. Actualmente los egresados del ISEN tienen un régimen especial en el cual aportan más que la media, están obligados a hacerlo durante 35 años, muchas veces los descuentos son el dólares y están atados a los cambios salariales de los ministros de la Corte y el Procurador General de la Nación. Un funcionario diplomático que se jubila lo hace con el 85% móvil.

Las negociaciones que llevaron adelante en el Gobierno incluyen que el cuerpo de la Cancillería aporte más al sistema de reparto y que se baje un pequeño porcentaje. De este modo, la jubilación para los diplomáticos quedaría en el 80% móvil, a lo que se sumaría una distinción en lo comunicacional. En que en “la Casa” cayeron mal las declaraciones del presidente Fernández sobre que tienen un régimen de privilegio.

“Somos el único cuerpo del Estado que tiene que hacer un concurso que dura dos años para ingresar; tenemos que tener conocimiento de idiomas de forma obligatoria (al menos tres) y además aportamos en dólares. Privilegio tiene la plana política que está pocos años en función, sin concurso y cobra lo mismo o más que un diplomático”, se quejan en la Cancillería.

El escollo que le queda al oficialismo ahora pasa por determinar qué harán con la plana judicial. “Son pocos casos, no creemos que pongan amparos jubilados que cobran $400.000 mensuales y que no están alcanzados por ganancias”, sostienen en el Ejecutivo. Fuentes judiciales consultadas por BigBang manifestaron que esperarán a ver la ley final antes de tomar una decisión pero no obstante ello ya empiezan a plantear algunos reparos. “Derechos adquiridos son derechos adquiridos”, afirman.

En la Casa Rosada se encuentran confiados de que los judiciales no se animarán a presentar ningún amparo debido al rechazo en la sociedad que podría llegar a tener la medida. Sin embargo, a su vez, son conscientes de que aun cuando se sancionó una ley para que los magistrados designados a partir de 2017 paguen el impuesto a las Ganancias hubo diferentes presentaciones judiciales contra la normativa.

Fuente: Big Bang News

0
0
0
s2sdefault