El Obispo de Goya presidió la celebración del Domingo de Ramos

Locales | El Obispo de Goya monseñor Adolfo Canecín , presidio el domingo 14 de abril, la solemne bendición en la Plaza San Martin a las 19 y luego una marcha que culmino en la catedral donde se realizó la celebración eucarística del Domingo de Ramos y de la Pasión del Señor. Acompañado por el vicario general de la diócesis padre Juan Carlos López y el presbítero Tomas von Schulz, junto a los diáconos permanentes, el obispo bendijo las palmas y los ramos de olivos.  En su homilía recomendó a la feligresía vivir con espíritu de santidad esta semana santa. | InfoGoya

El prelado rememoró la entrada de Jesús de Nazaret en Jerusalén y explicó que ante las "aclamaciones" de los "gritos de fiesta" y que Jesús , él eligió la "humillación".

PAPA FRANCISCO

El Santo Padre con motivo de esta celebración dijo: "Con la cruz no se puede negociar, o se abraza o se rechaza. Y con su humillación, Jesús quiso abrirnos el camino de la fe y precedernos en él", afirmó ante la plaza de San Pedro, donde 40.000 fieles y peregrinos presentes acogían sus palabras. Silencio de Jesús vence la tentación de ser "mediático"

"Él sabe que para lograr el verdadero triunfo debe dejar espacio a Dios; y para dejar espacio a Dios solo hay un modo: el despojarse, el vaciarse de sí mismo.

Callar, rezar, humillarse!".

El Santo Padre en su homilía recordó el "doble misterio" que acompaña la entrada de Jesús en Jerusalén, misterio de aclamación y humillación, de fiesta y ensañamiento feroz que se da en los dos momentos característicos de esta celebración: "la procesión con las palmas y los ramos de olivo, al principio, y luego la lectura solemne de la narración de la Pasión".

"También hoy, en su entrada en Jerusalén, nos muestra el camino. Porque en ese evento el maligno, el Príncipe de este mundo, tenía una carta por jugar: la carta del triunfalismo, y el Señor respondió permaneciendo fiel a su camino, el camino de la humildad" dijo.-

0
0
0
s2sdefault