Diego Schwartzman avanzó a cuartos de final en Roland Garros

Venció al alemán Jan-Lennard Struff por 7-6, 6-4 y 7-5 y alcanzó esta instancia en París por tercera vez en su carrera. El argentino busca repetir el gran torneo que hizo en 2020, cuando llegó a semifinales.

Cayetano

Diego Schwartzman se clasificó para los cuartos de Roland Garros por tercera vez en su carrera, tras haber disputado el año pasado en este torneo sus primeras semifinales de un Grand Slam. El “Peque” venció al alemán Jan-Lennard Struff, 42 del ránking, por 7-6, 6-4 y 7-5 en tres horas y dos minutos. Pudo igualar así la marca que tienen los argentinos Juan Martín del Potro y Guillermo Cañas en presencias en esta fase en París, lejos aún de las 9 de Guillermo Vilas.

El argentino llega a los cuartos de final con un tenis sólido y sin haber cedido ningún set en el torneo. Se medirá en cuartos al ganador entre Rafael Nadal (vencedor de 13 Roland Garros) y el italiano Jannik Sinner (n.19).

Schwartzman, de 28 años, iguala su marca de 2018 en el Grand Slam de polvo de ladrillo y está a un paso de igualar la de 2020, cuando hizo semifinales, su techo en un gran torneo.

¿Qué dijo el Peque tras la victoria? “Fue un partido muy duro desde el principio. En ningún momento me sentí cómodo y traté de jugar con lo que tenía hoy. Estuve ahí todo el tiempo... cuando las cosas salían bien y cuando no salían. Sabía que él me iba a dar errores, pero por momentos yo cometía más errores que él”, analizó el argentino ni bien terminó el partido, en declaraciones a ESPN. Schwartzman, que buscará repetir el gran Roland Garros que hizo en 2020, cerró: “Cuando gano el primer set siento que voy a ganar el partido. Tengo un buen récord en cinco sets cuando gano el primero. También ayuda cuando un rival pierde un set como le pasó a él. Intenté arrancar a full el segundo, pero él no se cayó, estuve dos veces quiebre abajo. Y en el tercero, cuando parecía que se terminaba, él se soltó y el partido se alargó”.

Sin ahorrarse una gota de sudor. Así se plantea el argentino sus encuentros, emulando el partido a partido de Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid. Y así el tenista de 1,70 fue demoliendo poco a poco al gigante alemán (1,93). Laboriosamente fue anulando las fortalezas del teutón: su poderoso servicio y su violento ‘drive’.

Entró como una locomotora Struff. Se puso 5-1 arriba, arrinconando al número 10 del mundo. Pero el bonaerense es duro de pelar. Levantó seis bolas de set en tres juegos diferentes para ponerse 5-5. De ahí, al desempate en el que salvó otro punto de set para ganar en el sprint final 11-9.

El público de la Suzanne Lengle estuvo con él. Muchos franceses lo apoyaron y algunos evocaron a Diego Armando Maradona para darle ánimo.

La máxima del Peque, la de que ganar un primer set es clave para un tenista como él, se había cumplido. Struff empezó a flaquear, a fallar más, seguramente fruto del cansancio a medida que la defensa del argentino se iba entonando.

Dominó el argentino el segundo set con un poco de más solvencia, aunque en el tercero, cuando iba 4-0, se le torció el guión. El alemán neutralizó la ventaja y llevó el parcial hasta el séptimo juego. Finalmente, el número 10 del mundo cerró el encuentro con una carcajada y un grito de júbilo (“¡Vamos!”).

MB

0
0
0
s2sdefault