La Selección buscará dejar atrás el mayor período de su historia sin títulos 28 años de frustraciones y finales perdidas

Debuta hoy a las 18 en la Copa América contra Chile. La última consagración fue en 1993. 28 años sin títulos es mucho tiempo para una Selección con el prestigio y la historia que tiene el fútbol argentino. Mucho más cuando en el camino se perdieron cinco finales.

Una frustración tras otra que el equipo conducido por Lionel Scaloni intentará dejar atrás a partir de esta tarde cuando debute en la Copa América ante Chile, en Río de Janeiro, desde las 18. Ser campeón es el gran objetivo.

El seleccionado argentino no consigue un título desde la Copa América 1993, cuando se consagró campeón en Ecuador, de la mano de Alfio Basile y un plantel con jugadores de la jerarquía de Oscar Ruggeri, Fernando Redondo, Diego Simeone y Gabriel Batistuta. Después, llegarían cuatro finales perdidas: en 2004 y 2007 ante Brasil y en 2015 y 2016 ante Chile. Incluso, el golpe a la ilusión de ser tricampeones del mundo en la final perdida ante Alemania en el Mundial de Brasil 2014.

La herencia es muy pesada. Las últimas copas que la AFA luce con orgullo andan por los 30 años. A la consagración en 1993 se le suma la que se consiguió en Chile 1991 dos años años, también bajo la conducción del Coco Basile. Ser campeón de América fue imposible desde entonces. Una y otra vez se perdieron finales, incluso cuando la Argentina se suponía que era favorita como en 2004 (Marcelo Bielsa era el entrenador), 2015 y 2016 (con Gerardo Martino como DT).

Nunca antes el fútbol argentino había atravesado un período tan grande sin conseguir nada importante con la Selección Mayor. En este tiempo se ganó dos veces la medalla de Oro en los Juegos Olímpicos y varios mundiales juveniles sub 20. Sin dudas, se perdió la mística ganadora. Ni siquiera con Lionel Messi en la cancha se pudo llegar a lo más alto y levantar un trofeo. El propio Leo estuvo en cuatro de las cinco finales perdidas en estas casi tres décadas (2007, 2014, 2015 y 2016).

Entre 1959 y 1991 el equipo argentino no ganó la Copa América. Fueron 32 años. Pero en el medio consiguió los dos títulos Mundiales, las dos grandes estrellas que lleva el escudo de la AFA: en 1978 con César Luis Menotti como seleccionador y Mario Kempes como goleador y en 1986 bajo la conducción táctica y estratégica de Carlos Bilardo y la maravillosa destreza futbolística de Diego Maradona.

Desde hoy la Selección tendrá una nueva oportunidad. No parte como favorita y no muchos creen que pueda terminar festejando el 10 de julio en el estadio Maracaná de Río de Janeiro. Según Messi, es el momento de “dar el golpe”. Ese golpe sería gritar campeón, y si es en una final contra Brasil, mucho mejor.

Las cinco finales perdidas

En estos 28 años, la Argentina tuvo posibilidades de llegar a la gloria pero siempre le faltó algo. Por supuesto que la decepción más grande fue la final del Mundial de Brasil donde se perdió por errores en la definición. El equipo de Alejandro Sabella hizo un gran partido y mereció mejor suerte. La derrota llegó en el tiempo suplementario.

Los años siguientes fueron muy duros porque se perdieron finales de Copa América ante Chile, por entonces un rival que nunca había ganado el torneo continental, y que se consagró bicampeón de la manos de dos seleccionadores argentinos: con Jorge Sampaoli en 2015 y con Juan Antonio Pizzi en 2016. En ambos casos la definición fue por penales.

Las otras finales que se escaparon fueron en 2004 y 2007 y ambas ante Brasil. La primera, en Perú, fue en los penales luego de que los brasileños llegaran al empate 2 a 2 en el cuarto minutos descuento. Tres años después fue por paliza: 3 a 0 en Venezuela ya con Messi en la cancha (también estaban Riquelme, Tevez, Crespo y Verón, entre otros).

El primero para Messi

Pese a los sinsabores de años anteriores, Messi lo sigue intentando. Quiere ser campeón con la celeste y blanca en el pecho, como tantas veces pudo hacerlo con el Barcelona. A punto de cumplir 34 años, sabe que no le quedan demasiadas oportunidades. Si no es en la actual edición de la Copa América en Brasil tendrá revancha en el Mundial de Qatar 2002. Para la Copa América 2024 (se jugará en Ecuador) tendrá 37 años y nadie puede afirmar que todavía esté en actividad y mucho menos si tendrá ganar de seguir luchando por un sueño que le viene siendo esquivo.

MB

0
0
0
s2sdefault