Sorpresa en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos la inesperada aparición de Paula Pareto y el reconocimiento que tuvo

La judoca, que comenzará su participación en la cita durante las próximas horas, fue una de las elegidas para llevar la bandera olímpica sobre el final de la ceremonia.

Fue una noticia guardada bajo miles de llaves. La sorpresa hizo su efecto ya sobre la parte final de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Tokio: Paula Pareto fue una de las elegidas para llevar la bandera olímpica en un reconocimiento que marca su importancia dentro del deporte a nivel mundial.

La judoca de 35 años se despedirá de la actividad deportiva de elite en esta cita olímpica para dedicarle mayor tiempo de su vida a la otra pasión, la medicina. La Peque, ganadora de la medalla dorada en la categoría hasta 48 kilos de judo durante Río de Janeiro 2016, debió alternar su vida como médica y el entrenamiento para los Juegos Olímpicos durante todo el año pasado en el que la pandemia golpeó de lleno al planeta.

El hecho de ser elegida para portar la bandera olímpica en esta ceremonia de apertura es uno de los reconocimientos más importantes que puede recibir una atleta olímpica junto con el encendido del pebetero. Paula se desempeñó como médica durante la pandemia en el Hospital San Isidro de Argentina y al mismo tiempo buscó la manera de entrenarse en su casa para llegar de modo competitivo a este evento.

Junto a ella caminaron Kento Momota (Asia - Japón - bádminton), Mehdi Essadiq (África - Marruecos - triatlón), Elena Galiabovitch (Oceanía - Australia- tiro), Cyrille Fagat Tchatchet II (Refugiados - halterofilia) y Paola Ogechi Egonu (Europa - Italia - vóley). Al igual que Pareto, todos estos deportistas trabajaron en centros médicos, ayudaron en hospitales o en sitios de testeos de COVID-19 durante la pandemia y por eso tuvieron el reconocimiento.

Después de recorrer parte del estadio con la bandera olímpica, los seis deportistas que portaron la insignia en representación de cada continente le cedieron el paso a un grupo de trabajadores de la salud que terminaron el camino como distinción a la labor que tuvieron –y tienen– en esta pandemia.

Paula cerrará su carrera deportiva este viernes con el combate que tendrá ante la sudafricana Geronay Whitebooi en su divisional de judo. Si logra avanzar durante la madrugada del sábado, podrá acceder a los combates por medalla que se realizarán entre las 5 y las 7 de la mañana de Argentina. Fue medalla de bronce en los Juegos de Beijing 2008 y logró la presea principal en Río 2016.

“Espero lo que espero en cualquier competencia. Dar lo mejor de mí. Poner el 100 por ciento, en este todo, todo, todo… Porque ya ahí dejo mi cuerpo, mi alma y mi vida. Y después, el resultado ya es anecdótico”, le dijo a Infobae durante una entrevista en uno de los últimos entrenamientos que realizó en el país.

MB

0
0
0
s2sdefault