Acelga, una hortaliza versátil y fácil de plantar en la huerta

A pesar de esos recuerdos de la infancia, donde las acelgas junto a las espinacas eran víctimas de rebeldías y pataleos de “no me gustan” por parte de muchos niños, éstas hortalizas son muy versátiles a la hora de cultivarlas en la huerta. Más allá de sus valores nutricionales, son también protagonistas de deliciosas comidas.

FECHA DE SIEMBRA

Es un cultivo ideal para clima templados por lo que, no es bueno sembrarla en épocas de mucho frío o calor. Germina a partir de los 6°C y soporta hasta unos 33°C sin mayores problemas, por esto la fecha de siembra es muy amplia y depende totalmente del clima local.

Es importante tener en cuenta que todo el proceso de germinación y crecimiento lleva entre dos y tres meses, por lo que ese periodo de tiempo tiene que ajustarse a las temperaturas arriba mencionadas.

SIEMBRA

La siembra de la acelga la iniciamos en un semillero con un buen abono y preferentemente de suelo arcilloso. Sembramos las semillas en surcos de una profundidad similar al doble del tamaño de la semilla, para que no le cueste tanto germinar.

En cuanto al riego, necesitan tierras húmedas para crecer pero sin llegar a encharcar el suelo. Es decir, nunca hay que dejar que la tierra se seque completamente pero tampoco saturarla en agua.

Otra cosa importante, es que se asocia bien con los ajos, así que , como ya los deberíamos tener sembrados en la huerta , podemos ponerlas al lado suyo.

TRASPLANTE

Pasado un mes de la siembra en semillero y si las plantas germinaron correctamente, procedemos a trasplantarlas al suelo de la huerta.

Las plantamos en agujeros de unos 20 cm de profundidad y apisonamos sin excedernos en fuerza para que la planta quede bien erguida. A su vez, entre plantas también dejamos una distancia de 20 cm.

El primer riego una vez trasplantadas, tiene que ser abundante para que se asiente bien la tierra pero los siguientes riegos deben ser ligeros.

COSECHA

La fecha de cosecha va a ser más o menos un mes después del trasplante pero, como casi todo cultivo, hay que ir siguiéndolo de cerca.

Como la acelga es un cultivo del cual aprovechamos las hojas no es necesario arrancar la planta completa sino, ir cortando hojas según nuestras necesidades.

Fuente: Infocampo

0
0
0
s2sdefault