Neuralink Elon Musk presentó su plan para implantar chips en el cerebro

La empresa desarrolló dispositivos de 8 milímetros de diámetro con electrodos, que se insertan en el cráneo y son capaces de leer la actividad neuronal con el objetivo de monitorear su desempeño. A futuro, podrían usarse para solucionar problemas neurológicos. Ya se hicieron pruebas en animales.

Tal como se venía anticipando Elon Musk dio más detalles sobre su ambicioso proyecto para crear una interfaz cerebro-computadora. La idea detrás de esta iniciativa es encontrar formas de optimizar el funcionamiento humano así como ayudar a personas con distintos tipos de daño neurológico a mejorar su estilo de vida. Con esta idea, el fundador de Tesla y Space X creó hace unos años la empresa Neuralink.

Este 28 de agosto, Musk mostró los resultados de experiencias realizadas en cerdos a los cuales se les implantaron chips en el cerebro. Los chips, bautizados como Link VO.9, son dispositivos de unos 8 milímetros de diámetro, con miles de electrodos conectados a hilos flexibles, cuyo grosor es menor al de un cabello humano y que son capaces de monitorear la actividad de las neuronas. En este sentido, el emprendedor describió a ese pequeño gadget como un “fitbit con pequeños cables” que se lleva en el cráneo.

Ese “fitbit” es colocado por un robot cirujano que introduce los hilos en las áreas del cerebro vinculadas con las funciones sensoriales y motoras. Se trata de una operación totalmente automatizada, que dura menos de una hora y se podría hacer con anestesia local. Una vez insertado el chip sería invisible, sólo quedaría una pequeña cicatriz, según explicó Musk.

El chip cuenta con una batería que dura todo el día y se puede cargar de forma inductiva. El dispositivo se puede quitar sin que se produzcan daños cerebrales, según explicó Musk. Todo esto lo contó mientras mostraba tres cerdos que habían atravesado la operación. A uno de ellos de hecho se le había quitado el implante y no había tenido inconvenientes, subrayó el empresario.

En el encuentro también se mostró el funcionamiento del chip con uno de los cerdos que tiene implantado el chip hace dos meses. Se vio cómo una computadora, que recoge la información tomada por esos dispositivos, mostraba la actividad cerebral del animal a medida que desplazaba por el espacio donde se encontraba con una cuidadora.

En las pruebas se vio cómo se usaba el monitoreo cerebral para predecir los movimientos que hacía el animal. El objetivo de la prueba fue dar cuenta del nivel de precisión con la que se tomaban y analizan los indicadores, algo que podría tener múltiples utilidades en el campo de la medicina, entre otros.

La idea es utilizar este tipo de tecnología en los humanos para poder conectar el cerebro a una computadora que permita monitorear de manera continua la actividad cerebral con el objetivo de anticiparse a cualquier inconveniente. También podría usarse para ayudar a resolver problemas neurológicos como el Alzheimer, por ejemplo, a través de estimulación eléctrica orientada a las neuronas correspondientes; para darle la capacidad a los humanos de controlar dispositivos telepáticamente y hasta para almacenar una copia digital del cerebro.

Son múltiples las aplicaciones que se le podría dar a esta tecnología pero para poder avanzar se necesita continuar trabajando en esta iniciativa y, sobre todo, avanzar con más pruebas. En este sentido, Musk anunció que está en diálogo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) para eventulamente llevar adelante las primeras pruebas con humanos, aunque todavía no hay fechas precisas para esto.

El año pasado, durante la presentación de los primeros testeos de Neuralink realizados en ratones y en un mono, el emprendedor dijo que ese año se comenzarían con las pruebas en humanos pero, por lo pronto, pareciera que la línea de comienzo se corrió hacia adelante. Hay un avance, como dejó ver al mencionar las conversaciones con la FDA pero no hay un comienzo claro en el horizonte.

Durante el encuentro Musk también subrayó que Neuralink está buscando contratar gente para continuar desplegando este ambicioso proyecto. No es la primera vez que habla sobre su interés en sumar más recursos humanos de todo tipo de áreas, desde ingenería y robótica hasta otras disciplinas científicas y del ámbito del diseño.

El proyecto deja ver el estilo Musk: es ambicioso, ingenioso y no conoce de límites. No debería sorprendernos que esta iniciativa se vaya a materializar antes de lo que nos imaginamos.

MB

0
0
0
s2sdefault