TRAS SU REGRESO A LA RADIO EN GOYA: Wilfredo Oviedo cruzó durísimo contra Ricardo Colombi e Ignacio Osella.

El periodista correntino que pone nervioso al radicalismo, tituló “El Veneno de la Mentira” a la columna donde critica con dureza a los “años de atraso e inoperancia” de los gobierno de Colombi y Osella. Reflexiona y les pide que dejen de mentir a la gente.

Ricardo Colombi quiere hacer bailar su trompo poniendo candidatos a dedo, sin elecciones internas, pretende seguir manejando los hilos del poder, algo que genera resistencia dentro de ECO.

Gustavo Canteros tiene un pie afuera y Mauricio Macri le marcó la cancha con Ingrid Jetter.

Estamos transitando un año electoral, un año de las mismas viejas promesas y hay que decirlo con los mismos actores de siempre. Por designios del destino o vaya a saber por qué motivo, la historia se repite.

Trato de imaginar una charla de un padre con su hijo. ¿Se preguntarán? ¿Por qué somos pobres? ¿Por qué no podemos salir adelante? ¿Por qué hay tanta mortalidad infantil? ¿Por qué no hay trabajo? ¿Por qué no tenemos casa?

Pasan los años y no tenemos tantas fuerzas para pelear pero las excusas siempre son las mismas… somos discriminados.

Esa es la respuesta que nos han metido en la cabeza y desde algunos sectores (interesados) intentan hacer creer a los ciudadanos que para que Corrientes deje de ser pobre, es necesario alinearse municipio, provincia y nación.

Algo así como vestirse todos con el mismo color de ropa, peinarnos igual, usar el mismo jabón, etc.

No es un pensamiento muy democrático.

¿Por qué los habitantes de una localidad no puede elegir a sus autoridades por logros o pergaminos o simplemente porque entienden que es mejor candidato?

¿Por qué quieren hacer creer a los ciudadanos que de otra manera no se puede crecer?

Con todo derecho, se puede pensar que es la excusa perfecta para justificar años de atraso y de inoperancia.

Ya no hay lugar para la vieja política que pretende con dádivas y mentiras, envenenarles a los ciudadanos con discursos como “Yo o el caos” o “Los de este lado son buenos, los de enfrente son malos”.

Los que han estado en el poder y no solucionaron los problemas estructurales de los correntinos nada tienen para ofrecer a las nuevas generaciones.

Corrientes no es la provincia con mayor mortalidad infantil porque los municipios hayan votado a otro partido diferente.

No es la provincia con más deserción escolar, con más analfabetismo, con más pobreza, por culpa de un color político, sino porque nuestros gobernantes no han hecho nada para remediarlo.

Con ese criterio de alinearse, mañana plantearan que los tres poderes del estado deben estar alineados, que la justicia no debe ser independiente y que en la legislatura no debe existir la pluralidad.

¿Cuál es el próximo discurso para justificar la ausencia de política habitacional, la ausencia de política sanitaria, de seguridad?

¿Qué viene después? ¿Todos tenemos que ser católicos? ¿Todos tenemos que ser de Boca o de River? ¿Si no, es imposible crecer?

Basta de envenenarle a la gente con mentiras.

 

Me quedo con una frase de Jorge Luis Borges: “Tengo la sospecha de que la forma de gobierno es muy poco importante, de que lo importante es el país. Vamos a suponer que hubiera una república en Inglaterra o que hubiera una monarquía en Suiza: no sé si cambiarían mucho las cosas; posiblemente no cambiarían nada. Porque la gente seguiría siendo la misma. De modo que no creo que una forma de gobierno determinada sea una especie de panacea. Quizá les demos demasiada importancia ahora a las formas de gobierno, y quizá sean más importantes los individuos”.

0
0
0
s2sdefault