El gobierno reglamentó la Ley Silvio, para proteger al personal de salud en la pandemia

Lleva el nombre por Silvio Cufre, un enfermero que fue el primer trabajador de la salud que murió por coronavirus. 

El gobierno nacional reglamentó este jueves el Programa de Protección al Personal de Salud ante la pandemia de coronavirus, a fin de impulsar procedimientos de cuidado en el trabajo y acompañar a cada trabajador de la salud con entrenamiento y capacitación en el uso adecuado de los elementos de protección personal para mitigar el riesgo de contagio.

El programa forma parte de la Ley Nº 27.548, denominada Ley Silvio, ya que fue impulsada luego del fallecimiento del enfermero de Alejandro Korn, Silvio Cufre, el primer agente de salud del país que murió en el marco de la lucha contra el coronavirus.

La ley, que había sido sancionada por el Senado el pasado 21 de mayo, fue reglamentada a través del Decreto 747/2020 y crea el programa para prevenir el contagio entre los planteles que desempeñen funciones en establecimientos de salud de gestión pública o privada, y entre los trabajadores, las trabajadoras, voluntarios y voluntarias que presten servicios esenciales durante la emergencia sanitaria.

La aplicación del programa estará a cargo del Ministerio de Salud de la Nación, a través de la Secretaría de Calidad en Salud, que deberá realizar las acciones necesarias para garantizar que se lleve adelante e impulsar los procedimientos de cuidado en el trabajo y acompañamiento a cada trabajador y trabajadora con entrenamiento y capacitación en el uso adecuado de los elementos de protección.

Para el desarrollo de las medidas de bioseguridad, los establecimientos de salud deberán cumplir con las recomendaciones y guías elaboradas y publicadas por el Ministerio de Salud. Algunas de ellas ya están publicadas en www.argentina.gob.ar/coronavirus/equipos-salud.

Entre esas guías se destacan las relativas a la organización asistencial de los establecimientos y las recomendaciones en torno a los equipos de protección personal.

Fuente: Tiempo Argentino

0
0
0
s2sdefault