Una multitud en la Catedral de Goya para celebrar el Corpus Christi

Como Iglesia la feligresía de Goya, este sábado volvió a encontrarse para celebrar juntos la fiesta del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo («Corpus»), después de dos años sin poder hacerlo. «Nos unimos nosotros a la gran acción de gracias que hace Jesús y, más aún nos transformamos en Él, porque nos redime y nos da su vida” expresó el presbítero Juan Carlos López, vicario general de la Diócesis de Goya, que presidió la misa departamental en la Catedral.

Propiedad

La celebración comenzó a las 15 en la Iglesia Catedral “Nuestra Señora del Rosario'''', de Goya. Allí el Presbítero Juan Carlos López presidió la Eucaristía, concelebrada por los presbíteros José Castillo, Alfredo Reyna y Miguel Galeano junto a los diáconos permanentes, rodeado de las comunidades de todas las parroquias de la ciudad. Siguió luego la procesión —tradicional del «Corpus»— por las calles céntricas de la ciudad y regreso a la Catedral, donde concluyó la celebración con la oración y la bendición eucarística.

En su homilía, el Padre Juan Carlos López destacó “nunca tuvimos una amistad, tan profunda como la de Jesús Eucaristía, porque Él nos une y somos transformados en Él. Es un misterio de amor hermoso”.

«El gesto de Jesús vuelve a hablarnos —señaló- en cada misa nosotros celebramos y damos gracias al partir el pan» por eso es tan importante celebrar la misa cada domingo. Cada domingo es Pascua, la fiesta de la Pascua se renueva cada semana”.

Al destacar la importancia del domingo dijo “es el día del Señor, entonces, es muy importante para nosotros”.

“Sin la Eucaristía dominical no podríamos vivir” señalando a un mártir de la Iglesia.

Continuó señalando “el cristiano existe para la Eucaristía y la Eucaristía para el cristiano” que hermoso es vivir cada Domingo esa Pascua y se renueva esa “presencia” de Jesús.

“La Eucaristía es presencia real y verdadera de Jesús” remarcó y animó a concurrir a la capilla de Adoración Eucarística Permanente de la Catedral y a realizar la visita al Sagrario en las parroquias.

Enfatizó más adelante que “Jesús siempre nos está esperando y no hace falta pedir audiencias”.

0
0
0
s2sdefault