Argentina: Autoridad y representación

Ante la crisis sanitaria que atraviesa el mundo por la pandemia COVID-19 y, en el Nordeste argentino de Dengue, la medida de “aislamiento social, preventivo y obligatorio” decretado por el Presidente Alberto Fernández entre el 20 de marzo al 31 del mismo, es claramente una situación excepcional pero, debemos decirlo, TRANSITORIA.

Espacio1

Las medidas que se vienen realizando desde el Gobierno Nacional, trabajando de manera articulada entre los ministerios de todo el Gabinete Nacional y los 24 distritos federales, junto a gobernadores y ministerios respectivos de nuestro país deja claro el primer desafío que tiene el Presidente que es el de Unir a la Argentina. El trabajo en unidad que se está llevando a cabo es gracias a la capacidad estratégica humana y profesional de Alberto Fernández.

La medida es transitoria, excepcional, de aislamiento social  y obligatorio para permanecer en nuestras casas o espacios de aislamiento. Esto  puede parecer extremo para nuestra vida pública y nuestra historia política, pero es una medida preventiva que limita el flujo de cuerpos de las grandes metrópolis a centros de veraneo o ciudades turísticas para pasar el fin de semana, con el objetivo de evitar replicar el virus COVID-19 de persona a persona.

Lo que sorprende, a 24 horas de haber decretado la medida a nivel nacional, es el alto nivel de acatamiento por parte de la ciudadanía en las grandes metrópolis. Las calles amanecieron prácticamente vacías en la Capital Federal, Ciudad de Córdoba, Rosario, Mendoza. El presidente en la conferencia que brindó horas antes de las 00 hs del viernes 20 fue claro y dijo que iban a ser inflexibles en la aplicación de la norma y en las penalidades que se aplicarían sobre quienes no puedan justificar su traslado en caso que no sean personas que están habilitadas para circular en el espacio público.

En las democracias institucionalizadas como la nuestra, la política tiene un conflicto permanente entre grupos de ciudadanos que no quieren ser oprimidos, disminuidos de su libertad y aquellos que oprimen y limitan la libertad de los otros ejerciendo o demandando dominio y violencia. Este es el mayor desafío de la articulación política en la democracia moderna, imposible de resolver, claro está. Pero veamos cómo se profundiza el problema en los últimos años.

¿Cuál es el problema?

La pérdida de autoridad a las instituciones políticas, producto de ideologías neoliberales, de desregulación estatal, se vuelve desafío clave para mantener la credibilidad representativa de los cargos electivos. Lo que no quiere decir que la política debe generar pánico, ni temor, sino credibilidad y comprensión sobre los problemas que acaecen en nuestra realidad social. Hoy podemos observar como uno de los problemas contemporáneos en las sociedades desarrolladas como la vigilancia, el estado panóptico que todo lo ve, se está desplazando más allá del uso efectivo de las fuerzas de seguridad y la visibilidad de los mismos en el espacio público. Los controles están en la información que circula.

Los neofascismos, los sectores ultraconservadores, multiclasistas, sienten goce cuando ven a las fuerzas de seguridad en el espacio público disminuyendo la libertad de la ciudadanía, realizando operativos de circulación pública, controlando, demorando y hasta disparando al cuerpo de personas por la falta de acatamiento a una orden superior.

El traslado del estado policial a la propia ciudadanía y el hecho de demandar más operativos de persecución muestra un fenómeno que realmente permite pensar sobre los lazos de solidaridad que se pueden tramar en una sociedad de alrededor de cien mil habitantes como la ciudad de Goya. Demoran más a motociclistas que a personas circulando en auto. Esperemos que esto sea una medida de comprensión y de contención de la ciudadanía en sus hogares y no un dispositivo estigmatizante y persecutor.

Estos grupos, quienes por un lado omiten una normativa nacional y quienes exacerban sus demandas de refuerzo de la seguridad pública en el espacio público, que podríamos denominarlos subalternos, conformados por distintos grupos socioeconómicos, se encuentran excluidos del sistema político, de la representación política y de las instituciones que influyen en la sociedad con algún tipo de saber, de poder, es decir, están excluidos de las estructuras de sociabilidad que tiene nuestro Estado. Y esto en parte se debe a una crisis de representación del sistema de partidos políticos y de la política. Se sienten solos, sin empatía social, sin conciencia colectiva.

Todos sabemos, hace más de 200 años que son el Estado y la política, los encargados de entrelazar lazos afectivos, para emergerlos como instituciones y cooperativas para el trabajo articulado con objetivos emancipatorios de la comunidad.

La promesa de la política:

Ante la amenaza de hundimiento del Estado en la que se encontraba nuestro país, la gran acción que lleva a cabo el Gobierno de Alberto Fernández es hablar y emitir discursos de reconstrucción de la vida en común y de los recursos del Estado.

Sin duda alguna la planificación es clave ante la emergencia que estamos viviendo. La medida de prevenir el contacto cuerpo a cuerpo, muy resistido por parte de los analistas sociales por tener lecturas que exacerban el individualismo, etc., fueron dejados de lado. Estas medidas, junto a las de un adecuado estado de asepsia que incluyen lavado de manos, evitar llevar las manos a la cara, toser y estornudar en el pliegue de los codos, entre otras, son sin duda, los mejores medios preventivos, según la OMS,  para evitar el contagio del virus.

Lamentablemente, contamos con tres casos de Coronavirus en Corrientes. Para prevenir el colapso del Sistema de Salud Público es importantísimo ser prudentes con las consultas y la excesiva automedicación que tiene nuestro país. El Ministro de Salud de la Nación Ginés González García informó que se compraron 50.000 test para detectar el coronavirus y hasta el momento llegaron 5.000 a la Argentina que van a ser distribuidos en los principales centros de circulación del virus en el país. Es fundamental reconocer la importancia de la salud pública y de la educación pública, son indispensables los centros de formación técnica, superior y universitaria generadoras de capacidades profesionales para nuestro territorio. En Europa, está salvando vidas la Salud Pública. El gran desafío que tenemos todos como ciudadanos en cada conversación, charla o comunicación que tengamos en público y privado, es pensar y recapacitar sobre la importancia de las instituciones públicas, de todos y para todos, como derecho ciudadano y como garantía para vivir una vida vivible.

La promesa  de la política estuvo en el valor de la palabra que brindó Alberto Fernández en la apertura de sesiones legislativas de este año. La política pública debe ser enfocada a mejorar y expandir centros educativos públicos y gratuitos, es la única manera de mejorar la calidad de vida de la ciudadanía.

El alto nivel de acatamiento de la ciudadanía se debe a que la representación política cumplió con su deber de hacer comprender sobre la gravísima situación que implica una pandemia. Lo que implica un efectivo uso estratégico de la palabra y de la autoridad. Tenemos hoy, a pesar de las múltiples crisis que atraviesa nuestro país, un presidente fortalecido y una representación que cumple con su deber: escuchar, comprender y cuidar a la población Argentina. Pero sobre todo hoy necesitamos ser más responsables que nunca y estar unidas y unidos, para cuidarnos entre nosotros, cuidar a los otros y sobrellevar esta pandemia de la manera más consciente que nunca.

“La autoridad siempre demanda obediencia y por este motivo es corriente que se la confunda con cierta forma de poder o de violencia. No obstante, excluye el uso de medios externos de coacción: se usa la fuerza cuando la autoridad fracasa.” Arendt, Hannah. Entre el pasado y el futuro. Ocho ejercicios para la reflexión política.

Juan Lezcano

@juanlez4

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Espacio1

Espacio2

0
0
0
s2sdefault