La economía de un país es como la de una casa

Por estos días muchos economistas recuerdan que la economía de un país es como la de una casa, pero se limitan a decir que no se puede gastar más de lo que ingresa y que por eso hay que recortar el gasto público, disminuir el déficit fiscal… Pero en una casa, cuando uno tiene un sueldo, les compraba zapatillas deportivas a sus hijos y ya no las puede comprar, compra alpargatas.

Villa Elisa

Significa que le bajaron el sueldo. Llamale devaluación o inflación. Entonces hace horas extras o busca otro trabajo, intenta aumentar sus ingresos.

Ahora, cuando sus hijos ya no comen carne, frutas ni lácteos, empieza a patear puertas, a gritar en las calles y a pedir que dejen de devaluar o aumenten los sueldos por encima de la inflación; porque sabe que cuando sus hijos cenen cocido con pan y hagan una sola comida diaria, ya va a ser tarde, les va a agarrar el sopor, la tristeza y nadie va a tener fuerzas para ir a pelear por un pan. Por eso está permitido hacer cualquier cosa, incluso robar, si es para dar de comer a los hijos.

Nadie sigue recortando en lo esencial cuando el ingreso es poco. Nadie que le recorte la comida, educación y la salud a sus hijos, cree que mañana va a estar mejor. Sabe que está en caída libre al cantoneo.

Pero, ¿quién que cene cocido con pan, le entrega la libreta del almacén al hijo adolescente para que se saque ropa, golosina, perfumes y cerveza un fin de semana para ir de joda?

Acá hay algunos hijos de la Patria, muy irresponsables que se fumaron tres sueldos de la familia en endeudamiento. Doscientos mil millones de dólares en dos años y nadie vio las zapatillas, lácteos ni la fruta.

Ahora consiguen otro almacén que nos da libreta por treinta mil millones más, a cambio de que le entreguemos nuestras hijas, hermanas, que el viejo trabaje doble por el mismo sueldo; y el adolescente rubio de ojos celestes nos cambia la guita por bonitos y papelitos de colores.

Es cierto, Scalabrini Ortiz decía que la economía de un país es como la de una casa. ¡Pero que la cuenten completa!

0
0
0
s2sdefault