Descubrí la historia del arquitecto goyano que es tendencia en las redes sociales

GoyanosPorElPaís  Ricardo Torre nació en Goya, estudió arquitectura en Resistencia y se instaló en Buenos Aires hace 10 años. Se formó actoralmente con prestigiosos artistas de la escena nacional y participa habitualmente de distintos espectáculos. La pandemia le permitió mostrar otra faceta y entretener a miles a través de Instagram y TikTok. InfoGoya

Hijo de Ricardo Torre y Rosalía Lezcano y hermano de Gerónimo y Francisco,  vivió sus primeros años en el Barrio Pando.

Su formación académica transcurrió, desde los 4 años y hasta culminar la secundaria, en la escuela Normal.

Sobre su infancia y los primeros vínculos gestados allí, recuerda: “Conservo muchos amigos de aquellas épocas. Los veranos eran de piletedas con amigos, tererés de por medio, de paseos en bicicleta por todos lados. En  la secundaria recuerdo  las horas en la vereda hablando con amigos, discutiendo o debatiendo de la vida hasta el amanecer,  como si fuéramos a cambiar el mundo. Los días de estudiantina también eran hermosos y la jornada  pintando murales en representación de nuestro colegio”.

El deporte fue espacio de recreación pero también herencia familiar: “Siempre de manera paralela al colegio realicé actividades deportivas. Jugué mucho tiempo al básquet en Juventud Unida, club con el que toda mi familia siempre tuvo un vínculo muy estrecho, desde mi abuelo materno, mis padres, tíos, hermanos, primos, y ahora mis sobrinos son parte. También hice paddle muchos años en la Sportiva, arranqué natación en las colonias de vacaciones al principio y practiqué mucho tiempo cuando se inauguró la primera pileta climatizada en el Instituto Bassi”.

Corría el año 2003, el siglo daba sus primeros pasos,  y con él llegaba la etapa universitaria.

“Me instalé en Corrientes para estudiar arquitectura en Resistencia. Iba bastante poco a Goya pese a la corta distancia porque me resultó una carrera muy intensa, presencial y de muchos trabajos grupales. Me adapté súper bien, hice muchos amigos y compañeros con idiosincrasias diferentes,  compartía el día a día con formoseños, chaqueños, santefesinos, misioneros y de todo el interior correntino. Fueron 7 años hermosos de vivir, estudiar y disfrutar de mi NEA querido, cruzando casi todos los días el Puente General Belgrano”.

Otra experiencia de esa época era la impuesta por los reclamos que cortaban la circulación en el puente que une las dos provincias: “Me han tocado en esos 7 años de vivir entre Corrientes y Resistencia, varias protestas o reclamos en donde el corte del puente ya era un clásico. Me quedé muchas veces varado en casa de compañeros en Resistencia porque no se podía volver a cruzar o no podía ir a rendir porque estaba en Corrientes y se anunciaba un corte repentino. Jornadas inolvidables de cruzarlo caminando con maquetas encima, todo un trajín”.

Entre amigos, buenos momentos y exigencia académica llegó el título de Arquitecto en marzo de 2010. Con nuevos desafios y muchas expectativas, el siguiente paso fue la ciudad de Buenos Aires.

“Me vine a buscar trabajo y departamento. Quiero destacar a dos amigos que me bancaron al principio para que pueda acomodarme, Bruno Bassi primero y Oscar Soraiz después. Viví en sus departamentos hasta que me instalé donde estoy hoy”, dice sobre una experiencia trascendental vivida 10 años atrás.

La aventura en la gran ciudad  comenzó en un estudio de arquitectura mientras, paralelamente,  emprendió la  concreción de otro sueño: estudiar teatro.

“Ya instalado y con trabajo, me puse en campaña para buscar escuelas de teatro y arrancar a estudiar porque siempre me gustó pero nunca me animé. Así que en 2011 arranque a estudiar en la ETBA a cargo de Raúl Serrano y en 2012 ya estaba ensayando para hacer mi primera obra junto con un grupo de amigos, a los que conocí en la misma escuela”, detalla.

 Desde mediados de 2010 y hasta 2012  fue parte del staff  profesional de S.P. - Servicios Profesionales – Arquitectura  / Ingeniería.

“En el 2012 entré a - Constructora Sudamericana- , una de las constructoras más importante en Argentina. Allí estuve ejecutando varias obras de gran envergadura,  como las Torres de Viviendas Habitacionales de Gran tamaño, tanto en CABA como "Torres Al Río" en Vicente López”, dice sobre su desarrollo profesional como arquitecto.

Su vocación artística requería entrenamiento y el que comenzó  en la Escuela de Teatro de Buenos Aires (ETBA) continuó durante 3 años. En 2013, un nuevo desafío se concretaba en el curso de actuación para cine y televisión de  Film Studio a cargo de los profesores Carolina Vita y Ariel Span, para seguir con las  clases de actuación para cine con Carlos Echevarría.

La capacitación  continuó en los seminarios de teatro físico a cargo de Gabriela Papacota Gómez , ex integrante de la reconocida agrupación  Fuerza Bruta.

El ciclo de Teatro Aéreo con Matías de Padova  lo tuvo como alumno entre 2014 y 2015.

Ese año llegó el seminario de actuación para cine y tv a cargo Pablo Ini, por medio de la Fundación SAGAI; luego el taller de actuación para cine con Antonella Costa y el Director Che Sandoval .

Hasta enero de 2017, como arquitecto de Constructora Sudamericana,  estuvo a cargo de la oficina de técnica y campo en las construcciones del Complejo Al Rio, Quartier Madero Urbano y Quartier Dorrego.

En un año clave para nuevos sueños,  realizó el seminario de actuación para cine con Marco Berger. Al año siguiente la formación artística encontró su cauce en el seminario de actuación frente a cámara con Manuel Vicente y de Formación en Teatro Musical con Ricky Pashkus.

Nuevos proyectos laborales  lo llevaron, en septiembre 2018, a Hytsa EuroEstudios S.L. – Hytsa Estudios y Proyectos S.A.  Como arquitecto tuvo a su cargo el mejoramiento de viviendas en el Programa “Manos a la Obra” en el Barrio 31 y 31bis para el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

“En 2018 y 2019, estuve en un programa llamado -Manos a la Obra- en donde junto a otros  profesionales arquitectos y con la ayuda de los vecinos del barrio trabajamos para mejorar su vivienda. El gran objetivo era mejorar su calidad de vida, para que las familias tengan las condiciones mínimas de habitabilidad: Cocina y baño en condiciones, con todas las instalaciones en general. Este año íbamos a arrancar la segunda etapa pero por el COVID está frenado”, explica sobre la experiencia. 

Desde que se instaló en Buenos Aires ejecuta planos para el estudio “Proyectos de Ingenieria – Cotto Chevez.”  y realiza trabajos particulares y tasaciones en “Favereau Tasaciones y Mandatos”.

“Todos los años estoy con alguna obra en la cartelera del teatro independiente,  la mayoría con 2 temporadas. Además siempre me gustó el cine Nacional y es por eso que hice varios seminarios y cursos de actuación frente a cámara y tuve la posibilidad de formar parte de varios cortometrajes y series web. Todo esto combinado con mi profesión, que es lo que me da de comer porque vivir del teatro es muy difícil. Pero creo que el trabajo genera trabajo y es por eso que no quiero parar. Siempre estoy con algún proyecto en el escenario o haciendo castings para cine, tele, publicidades, series; convencido que algún día vendrá  un papel interesante”, precisa sobre los sueños que siempre se reinventan para mantenerlo en camino.

En su vasta producción artística se destacan dos obras:

"Angá Rodolfo", adaptación de la obra "La Navidad de Harry" de Steven Berkoff, un unipersonal que cuenta la historia de un hombre solitario y encerrado en su casa en épocas de fiestas: “Cambiamos todos los datos, lugares, nombres y costumbres típicas de una navidad londinense y la trajimos a un pueblo en el interior del litoral argentino. Usamos recursos como muchas palabras en guaraní, hablamos del calor en esas fechas de fin de año y las comidas típicas de esta región (el asado, el vitel toné, el chipá, etc). No estaba solo en escena, me acompañaba un músico que compuso canciones solo para esta obra; además me acompañaba con percusión y diferentes sonidos y  cantando zambas, chamamé y otros géneros del folclore argentino. La gente salía fascinada y muy movilizada, algún día me gustaría llevarla a Goya”.

La obra, "Padre Pedro" se mostró en Goya en el teatro Municipal en diciembre de 2018: “Con esta obra seguimos en cartel hasta ahora; teníamos cerrados algunos festivales y funciones puntuales y especiales en CABA y en varias ciudades, que por  la pandemia quedaron suspendidas. La temática gira en torno a los distintos tipos de violencia; la institucional, la de género, la diferencia de clases sociales que en algunos lugares aún hoy existe. En esta actuación también usé mi tonada ya que la obra cuenta de un cura que llega a un pueblo, trasladado de Pergamino, por algo que cometió en su pasado que se revela en el transcurso de la obra”.

Sobre la adaptación necesaria al contexto actual y las herramientas que lo ayudaron y le permitieron contener a otros, dice: “Estoy haciendo  humor en Tiktok e Instagram.  Arranqué con esto porque me quedé solo en mi departamento haciendo la cuarentena, encerrado, y la situación no fue fácil para mí, como no la fue para muchos. Soy arquitecto autónomo y los trabajos se pararon en el AMBA, además de lo que ya sabemos del trabajo de los actores, teatros, eventos y demás; necesitaba reírme y distender la cabeza. Para eso me pereció necesario hacer humor y buscar que otros se rían también. Con la experiencia me sentí muy acompañado y contenido, y también siento que acompañé a otros en esta cuarentena y les llevé un poquito de buena onda”.

Sobre su ciudad natal, siempre presente, cuenta: “Goya es un lugar que siempre extraño. En estos 17 años de estar en otra ciudad, necesito de una "dosis" de Goya, de familia, amigos, de sus calles, de sus olores, de su río. Vuelvo porque sé que allí tengo quienes me esperan con los brazos abiertos. Es un lugar que me carga de una energía hermosa los días en los que estoy y nuevamente me despido, sabiendo que es un "hasta muy pronto".  Goya es mi cable a tierra, sin lugar a dudas; admiro su arquitectura, sus casas bajas tipo chorizo con "fachadas tapa", sus edificios de estilos europeos, amo su historia también y siempre la cuento con mucho orgullo”.  

En Ricardo se ve un espíritu  sencillo, sensible y libre, que evoluciona y se reinventa. Construyendo proyectos y  sueños, así,  alternativamente.

Desde InfoGoya agradecemos la generosidad de permitiros contar su experiencia, reveladora e inspiradora para muchos jóvenes.

Seguilo en Instagram: @Soy_tower

TikTok: @ricardo_tower

Envianos tus sugerencias a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

0
0
0
s2sdefault