Un periodista goyano es referente en la Agencia de Noticias más antigua del mundo

GoyanosPorElMundo | Indalecio Alvarez es Periodista. Cursó su carrera universitaria en Buenos Aires y se perfeccionó en Francia. Radicado hace más de 20 años en París,  se destaca como Jefe del Servicio Sociedad en la Agencia de Noticias France-Presse, la más antigua y prestigiosa del mundo. Conocé al goyano de renombre internacional que trabaja incansablemente en pos del patrimonio local. | InfoGoya

Villa Elisa

Nació en Goya,  como único hijo varón de la familia formada por Wilma de las Mercedes Ferreyra y Guillermo Alvarez; la que también está compuesta por Carolina, Inés y Victoria.

Heredero de  una familia de ancestros protagonistas de la historia política y social de la provincia; desde la infancia compartió sus intereses.

“Mi bisabuelo, Indalecio Alvarez Hayes, fue Intendente de Goya de 1922 a 1924, y un profesor muy querido de la Escuela Normal. Su bisabuelo, Manuel Ignacio Alvarez Vargas, fue uno de los miembros de la "Junta de Vecinos del Pueblo del Puerto de Goya" que eligió diputado el 13 de mayo de 1814 a Juan Vicente Gómez Botello ante el Congreso Provincial. El abuelo de Indalecio Alvarez Hayes, Juan Ventura Alvarez Carriego, hijo de Manuel Ignacio Alvarez y María Manuela Carriego, fue Comandante de Goya varias veces, tras haber sido oficial de enlace entre el gobernador Pedro Ferré y el futuro primer presidente del Uruguay, Fructuoso Rivera, durante la conquista de los siete pueblos de las Misiones Orientales. Juan Ventura era sobrino de Evaristo Carriego, nacido en Yapeyú, Comandante de Armas de Corrientes en 1821.

El 31 de marzo de 1839, el día de la batalla de Pago Largo, Juan Ventura Alvarez, Comandante de Goya, solicita se rearme la ciudad ya que se habían detectado movimientos de indios Abipones que podían aprovechar para atacar Goya. Esos mismos Abipones que habían sido enemigos de Juan Ventura Alvarez y de nuestra ciudad se han vuelto con el tiempo mis amigos. Aprendí a quererlos leyendo y releyendo la maravillosa "Historia de los Abipones" del padre jesuita Martín Dobrizhoffer, que vivió con ellos en la antigua San Jerónimo - hoy Reconquista”; detalla sobre su historia familiar, la que definiría sus inquietudes de adulto.

Sobre otra faceta familiar, en la primera etapa de su vida, recuerda: “Tuve la dicha de tener tres abuelas: María del Rosario "Quitú" Díaz Colodrero, mi abuela paterna, Nieves Ferreyra, mi abuela materna, y Daisy "Tota" Reboratti, esposa en segundas nupcias de mi abuelo Indalecio. Mi abuela "Tota", que felizmente todavía vive, de chicos nos llevaba en cada aniversario de la muerte de mi abuelo al cementerio "La Soledad": fue quien nos enseñó que las personas que se han ido siguen estando presentes”.

Su formación primaria se desarrolló en la Escuela Normal y su secundaria transcurrió en el emblemático Colegio Nacional: “Tuve la suerte de vivir en Goya la última época de los grandes cines, antes de la aparición de los videos y por supuesto de las series. Los cines eran grandes monumentos: la Sociedad Italiana y el Teatro Solari ofrecían "matinées": podíamos ver en una sola siesta varios "westerns spaghetti" - llamados así porque habían sido filmados en Italia - con la célebre dirección de Sergio Leone”, cuenta sobre la época.

En él ya convivían un profundo interés por el patrimonio  histórico y cultural de su ciudad de origen y la inquietud por descubrir el mundo. 

Sobre esa búsqueda, precisa: “Fue mi tía Silvia, hermana ya fallecida de mi padre,  y autora de "Crónicas goyanas" en las que vuelve a dar vida a la casa familiar de la calle España, hoy sede del Registro Civil, quien me invitó en 1986 a pasar una temporada en París, permitiéndome descubrir esa maravillosa ciudad. Pero fue sin duda mi abuela paterna "Quitú", la que estableció ese lazo que hasta hoy nos une a Francia, al irse en los años 1950 a vivir a París por varias décadas. Mi abuela volvía siempre por largas temporadas: ella me enseñó que era posible quedarse yéndose o, si se prefiere, irse quedándose”.

La etapa universitaria se concretó en Buenos Aires y sus múltiples intereses, lo destinaron al periodismo. En 1987 obtuvo el Diploma de Técnicas Periodísticas en la Universidad Católica Argentina.

“En Buenos Aires estudié periodismo en la UCA pero en realidad pasaba más tiempo en la Alianza Francesa perfeccionando mi francés, asistiendo a cursos de conversación, transcribiendo entrevistas en francés de la radio o de la televisión”.

El lazo con la capital francesa se había afianzado y, el goyano,  adquirido nuevas herramientas para una estadía definitiva.

Sobre ese viaje que cambiaría su vida, cuenta: “Una amiga de mi tía Silvia, me alojó los primeros días cuando me fui a estudiar en octubre de 1988. El Instituto de Estudios Políticos de París, conocido como "Sciences Po", es la institución de la que egresaron varios presidentes franceses, entre ellos François Mitterrand, Jacques Chirac y François Hollande. El exámen de ingreso era dificilísimo: sabíamos que sólo ingresaría uno de cada diez. Era crucial, además de estar muy preparado, tener mucha suerte. Del Instituto de Estudios Políticos de París, como de la primaria de la Escuela Normal y la secundaria de Colegio Nacional de Goya, me quedaron amigos para toda la vida”.

Para financiar sus estudios, además de contar siempre con la ayuda de sus padres, trabajó para que los sueños tomaran forma precisa.

“Obtuve un crédito bancario, gracias a la generosidad de un empresario francés que aceptó ser mi garante. También propuse al Instituto de Estudios Políticos de París hacer las fotografías de las promociones y conté entonces como ayudante a Edouard Philippe, el actual Primer Ministro de Francia, que como yo,  necesitaba trabajar para pagar sus estudios”, explica.

En 1993, obtuvo el Diploma emitido por el prestigioso organismo francés y un año después, fue elegido como "Joven Periodista Magazine". La selección estuvo a cargo de un jurado del Grupo Hachette Filipacchi Médias, líder mundial en revistas: 260 títulos en 34 países.

El premio Joven Periodista Magazine consistía en el contrato por año dentro del grupo Hachette Filipacchi Presse; lo que le brindó un lugar destacado en el staff de los diarios Paris Matchy y Journal  du Dimanche, y también en la revista española Elle.

A ese reconocimiento le siguió la colaboración en varias revistas como periodista free-lance; entre ellas Le Point y Le Nouvel Observateur.

Sus logros profesionales, le permitieron el ingreso a la Agencia  France-Presse (AFP), la agencia de noticias más antigua del mundo y una de las más grandes y prestigiosas, hasta el día de hoy.

“En AFP trabajé primero en el Servicio Político como corresponsal en l'Assemblée Nationale, la Cámara de Diputados francesa. Luego me enviaron como corresponsal a Washington, donde viví desde 1998 hasta el año 2000. Desde este año y hasta el 2003, me radiqué en Londres. En ambas  capitales cubrí en particular temas de política exterior, me especialicé en diplomacia y ya de regreso en Francia acompañé sucesivamente a cuatro cancilleres franceses en sus viajes por el mundo. Cubrí reuniones cumbre, grandes crisis y visitas a países tan diferentes como Afghanistán, Tayikistán, Rusia, India, Turquía, Egipto, Líbano, Israel, Territorios Palestinos, Marruecos, Argelia, Burundi, Koweit, Qatar, Emiratos Arabes Unidos, Omán, Venezuela, Colombia, Lituania o Estados Unidos”, recuerda.

Sobre las ricas experiencias de esa época, cuenta: “En octubre del 2001, una entrevista en Londres a un miembro del grupo fundamentalista Al Muhajiroun, en la que éste afirmaba que el Primer ministro Tony Blair era "un objetivo militar legítimo" me valió la apertura inmediata de una investigación de Scotland Yard. Dos de sus agentes se presentaron en la oficina de la AFP en Londres y pidieron interrogarme a solas. Eran muy jóvenes,  estaban vestidos de impecables traje y corbata y tras nuestra conversación solicitaron poder llevarse la grabación de la entrevista: tratándose de una cuestión de seguridad, AFP accedió al pedido. Blair, que se encontraba entonces de viaje en Omán, recibió la noticia de la amenaza de muerte con humor típicamente inglés y declaró que ese tipo de cosas formaban lamentablemente parte del trabajo”.

Su fructífero desarrollo profesional, fue destacado en 2007, con el  "Premio de la Prensa Diplomática Francesa" otorgado por la profesión en presencia del canciller francés Bernard Kouchner en los salones del Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia.

Los años siguientes dan testimonio de su incansable trabajo y de los logros que lo reconocieron.

Con un amplio prestigio internacional y consagrado en Francia es nombrado Director de Agencia France-Presse para Argentina, cargo que ejerció  desde el año 2009 y hasta el 2013.

Sobre la vuelta a su país y lo que significó para él, explica: “El nuevo rol me ofreció, junto al desafío de mayores responsabilidades profesionales, la oportunidad de vivir nuevamente en mi país y de seguir mucho más de cerca la evolución de mi propia ciudad. Veinte años después de mi partida,  Goya no solo seguía en la pobreza, sino que estaba en una situación mucho peor, figurando entre las tres ciudades más pobres del país. Paralelamente, la ciudad destruía su propio centro histórico por falta de protección -la capital de la provincia había, en cambio, protegido su casco antiguo treinta años antes-, degradaba sus edificios más emblemáticos, demolía sus casas históricas y destruía el atractivo de su paisaje construyendo en altura en pleno centro antiguo. Nuestra ciudad se privaba así de  su mayor potencial, capaz de darle una salida económica a través del desarrollo del turismo cultural a las puertas del turismo natural internacional del Iberá”.

La desilusión se transformó en esperanza y así comenzó un trabajo de puesta en valor; que continúa aún hoy. 

“Con un grupo de goyanos comprometidos con la necesidad de rescatar nuestro centro histórico y de ofrecer una salida económica a nuestra comunidad, creamos entonces una asociación civil sin fines de lucro: Proyecto Goya. Identificamos decenas de casas históricas que habían quedado en el olvido y siguen hoy a la espera de ser reconocidas, protegidas, catalogadas y puestas en valor”, rememora sobre el principio de una lucha que encabeza como Presidente de la organización; la que creó conciencia en muchos, obtuvo logros que fueron respaldados por leyes y espera una resolución definitiva. 

Tras ese periodo en Buenos Aires, volvió a radicarse en la capital francesa. Hoy se desempeña como Jefe Adjunto del Servicio Sociedad de AFP, con sede en París. Se destaca coordinando un equipo de 25  periodistas que cubren en texto, foto y video, la actualidad mundial de la cultura. En tres idiomas, francés, inglés y español; muestran el arte, el patrimonio, la arquitectura, el cine, el teatro, la literatura, la música, el medio ambiente, los estilos de vida,  los medios, la salud y la ciencia. 

En lo personal, está casado hace muchos años con la periodista francesa, Pauline Damour, y son padres de Gaspar. Con ellos comparte su amor a Goya, ciudad que visita varias veces al año, siempre trabajando intensamente en la defensa de su patrimonio histórico.

Indalecio es un prestigioso periodista, reconocido mundialmente. Sus logros profesionales le brindaron premios en distintos países y el amplio reconocimiento de sus pares. Pero de sus raíces profundamente cercanas a Goya; del compromiso con su ciudad natal y de la entrega generosa en pos de la historia local; nos enorgullecemos como goyanos.

Envianos tus sugerencias a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

 

0
0
0
s2sdefault