Conocé al médico goyano que se destaca en Bélgica

GoyanosPorElMundo | Marcelo Di Gregorio es médico urólogo. Se formó en la Universidad del Nordeste y realizó distintas especializaciones en Buenos Aires, España, Francia y Bélgica. Hoy es Jefe de la Asociación Clínica en el Hospital Universitario de Namur. Con más de 45 publicaciones científicas, es un goyano reconocido en el ámbito médico. | InfoGoya

Baldi

Nació en Goya, en la familia constituida por Gladys Marcón y Benjamín Di Gregorio y con la presencia siempre cercana de su  única hermana, Silvana.

Con una niñez marcada por los paseos al campo, recuerda: “Mi infancia fue muy rica en actividades y emociones. Transcurrió principalmente en el campo al que acompañaba a mi tío Rubén, que iba a distribuir la leche que vendía; programa que muchas veces implicaba la experiencia de ordeñar y realizar distintas tareas en la granja. Fue una etapa muy linda, rodeada de primos, con los que me escapaba para jugar a la siesta”.

Cursó su trayectoria primaria en la Escuela Normal “Doctor Mariano I. Loza” y los primeros años de la formación secundaria en la Escuela Técnica “Francisco Pinaroli”

“Ya en la adolescencia, competía en distintos torneos de pesca con mi papá, representando al Club Doña Goya. En el querido Club local, aprendí a nadar con mi tío Oscar Goyeneche que me llevaba todas las tardes. Después esa formación deportiva se perfeccionó con el profesor Hugo Rebechi y a continuación con Gerardo Bassi”, precisa sobre otra etapa de su vida.

La claridad en los objetivos que perseguía y los cambios que estaba dispuesto a afrontar, definieron los años siguientes: “De los primeros años de secundaria en Goya,  recuerdo especialmente a mis profes de taller, con los que hicimos hermosas actividades. A los 15 años al empezar tercer año, tuve la oportunidad de ir a la escuela técnica Manuel Belgrano en la ciudad de Resistencia. De esa época conservo la expectativa ante los nuevos objetivos. El cambio no fue fácil, con mi hermana nos instalamos  en casa de mi abuela   para formarnos en lo que pensamos sería un futuro relacionado a la ingeniería civil”.

Sobre el primer desarraigo explica: “Siempre que venía a Goya compartía con mi papá, todo lo que podía. Con el objetivo de estar con él el mayor tiempo posible, lo acompañaba a todos lados. Esto incluía sus espacios laborales, visitar pacientes, ir al consultorio y al quirófano”.

Al finalizar la secundaria, llegaron otras elecciones. Con algunas dudas, porque el nuevo desafío implicaba un cambio importante en cuanto a los conocimientos que tenía, empezó la carrera de Medicina en la Universidad Nacional del Nordeste. Con esa decisión, comenzó “una de las etapas más felices de su vida”.

“La universitaria fue una experiencia muy rica, que me dio mucho en crecimiento espiritual e intelectual. Me permitió reencontrar mucha gente de Goya y conocer otra  de la región que venía a estudiar a Corrientes. Fue un ciclo lleno de aprendizajes, donde gané  confianza en mí mismo. Fui preceptor de la materia Histología desde el segundo año de la carrera, hasta el final de la cursada. Siempre que tuve oportunidad me dediqué a la enseñanza. Mientras cursaba también hice varios cursos de pedagogía”, dice.

Luego de una intensa formación académica, en 1993, la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del  Noreste le otorgó el título de Médico Cirujano.

“Al momento de la especialidad dudé entre algunas opciones pero me decidí por urología, también dudando de que no fuera influencia paterna. Hoy finalmente, me doy cuenta que volvería a elegir siempre ésta especialidad”, asegura.

Su rendimiento académico le permitió elegir, desde el primer lugar en los exámenes, el sitio para concretar la residencia. La satisfacción de vivir cerca del mar y optar por  la ciudad de Mar del Plata fue postergada por el fortalecimiento académico en el Hospital Italiano de Buenos Aires.

“En el prestigioso Hospital Italiano cursé mi residencia durante 4 años, ahí pude investigar y publicar sobre la especialidad. Durante esos últimos años, presentamos trabajos en distintos Congresos Nacionales y obtuvimos el primer premio”.

Al terminar la residencia, aparecieron nuevos desafíos.

El primero, lo posicionó como Director Médico del “Boston Medical Group”, reconocida institución especializada en salud sexual masculina.

Ya de novio hacía muchos años con Edith, una científica chaqueña, y dada la coyuntura argentina de la época,  llegó la decisión de aplicar a opciones en el extranjero.

La primera oportunidad fuera del país se concretó en 1998, en la ciudad francesa de Tours.

Ejerce como especialista dentro del departamento de Urología en el Hospital Bretonneau.  Allí obtiene el certificado de Entrenamiento Especializado Avanzado en Cirugía Urológica.

Nuevas búsquedas laborales y familiares lo llevan, dos años después,  a la ciudad de Orléans. En este caso, se integra al Departamento de Urología del Hospital La Source. En esta ciudad francesa nació su primer hijo, Miezsko.

El nuevo siglo, le ofrece un lugar en el Departamento de Urología del Centro Hospitalario de la ciudad francesa de Auxerre.

La trayectoria profesional era intensa y estaba acompañada de una comprometida formación académica. En el año 2001,  obtuvo el Diploma de Homologación emitido desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España. En el 2002,  se incorpora a la Junta Europea de Urología como "Miembro de la Junta Europea de Urología" y en el 2003 es nombrado Doctor en Medicina  por la Universidad Católica de Lovaina.

Con nuevos desafíos y abandonando suelo francés; aparecen las oportunidades belgas.

Bélgica es el país en el que vive desde 2002 y la tierra en la que nació su segundo hijo, Tiziano.

El primer cargo es como médico especialista en el Departamento de Urología en University Clinics UCL Mont-Godinne. Su desarrollo profesional continúa en el Departamento de Urología del Hospital Saint Luc, y  luego en el  Departamento de Urología en University Clinics UCL Mont-Godinne.

En el año 2015 integra, como Subdirector Clínico, el Departamento de Urología en Namur Godinne.

Desde 2017, es  Jefe de la Asociación Clínica dentro del Departamento de Urología del  Hospital Universitario de Namur Godinne.

Junto a su familia, reside en la ciudad de Namur, capital de la región de Wallonia, en Bélgica. Con características de fortaleza medieval, está rodeada de jardines: “Es una ciudad muy linda, en la que tengo un jardín y hasta una huerta  que me recuerda a Goya”, describe.

El goyano realizó, en su fructífera carrera profesional, más de 45 publicaciones científicas sobre su especialidad.

Para explicar su relación con su ciudad natal, asegura: “Goya es muy importante para mí, es el lugar donde está mi persona. Cada vez que voy hago el mismo recorrido que hacía de niño o de joven. Ir allá es encontrar a toda la familia, es como estar siempre en casa. Goya me da esa sensación de seguridad, en la que me encuentro con quienes fueron parte de mi infancia y juventud. Goya es la familia, la naturaleza, el encuentro con gente que sabe disfrutar la vida. Allí están los afectos que hicieron de mí, quien soy hoy”.

Marcelo es un prestigioso profesional, reconocido en el ámbito académico en distintos países del mundo. Pero como goyanos nos enorgullecemos, fundamentalmente, de su  espíritu humilde y generoso.

Envianos tus sugerencias a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

 

 

0
0
0
s2sdefault